miércoles, 16 de mayo de 2018

CONDENAMOS ENÉRGICAMENTE EL ASESINATO POLÍTICO DE DIRIGENTES CAMPESINOS

En menos de cuatro días fueron vilmente asesinados tres dirigentes campesinos y defensores de Derechos Humanos: Luis Marroquín, del Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) y José Can Xol y Mateo Chamán Paau, del Comité Campesino del Altiplano (CCDA). El 14 de mayo a las 10:00 p.m., fue secuestrado por fuerzas policiales Leonardo Chun Tiul, miembro de la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC).

No cabe duda que esta ola de asesinatos, secuestros, e intimidaciones (que se unen a otros asesinatos anteriores, amenazas y detenciones políticas como las de  María Choc, Bernardo Caal, Avelino Chub Caal y Jerson Antonio Xitumul Morales) pretenden infundir terror en la población organizada y detener el trabajo, la organización y lucha de las organizaciones campesinas y populares en defensa del territorio, la lucha por la tierra y los derechos de la clase trabajadora, las comunidades y los pueblos.

Estos son hechos organizados y ejecutados por escuadrones de la muerte. A la vieja usanza del Estado policial, terrorista y contrainsurgente, se criminaliza, reprime y asesina a las defensoras y defensores de los derechos humanos, mientras se protege a los grupos de poder corruptos y mafiosos, apoyados y permitidos tanto por el gobierno anterior (encabezado por Otto Pérez Molina), como por el gobierno de Jimmy Morales. En estos hechos participan miembros de las fuerzas represivas gubernamentales, de la seguridad privada de empresarios regionales o nacionales y de grupos recalcitrantes que actúan como cuerpos clandestinos. Sus objetivos son: a) avanzar en el despojo de tierras y territorios; b) detener la resistencia a los proyectos extractivos; c) impedir que los proyectos y luchas políticas legítimas de las organizaciones populares, campesinas e indígenas avancen; d) mantener un estado de zozobra y miedo en la población para que se inmovilice, y siga imperando de esta manera la impunidad y las injusticias en el país.

Codeca, CCDA y UVOC representan parte de las luchas legítimas de millones de guatemaltecos y guatemaltecas, por los derechos de la clase trabajadora, el campesinado y de los pueblos indígenas. Son organizaciones que enfrentan pacíficamente a los finqueros y empresarios, así como a los gobiernos de turno, como principales explotadores, expoliadores y  criminalizadores de legítimas luchas. Estas organizaciones han venido siendo objeto de criminalización, amenazas y asesinato de sus dirigentes.

Como Partido Guatemalteco del Trabajo repudiamos y condenamos estos hechos de terrorismo, estimulados por discursos de odio clasista y racista, impulsados desde las más altas esferas del gobierno actual y desde quienes integran el Pacto de Impunidad, incluido el presidente Jimmy Morales. La responsabilidad política –sino es que criminal– por estos hechos es sin duda del gobierno actual.

Manifestamos nuestra solidaridad a las familias, comunidades y organizaciones de Luis Marroquín, José Can Xol y Mateo Chamán Paau. Nuestro homenaje a sus vidas de lucha. Para ellos exigimos verdad, justicia y reparación. Para Leonardo Chun exigimos libertad inmediata.

Exigimos al Ministerio Público (MP) resultados y procesamiento inmediato de los responsables materiales e intelectuales de estos crímenes. Es su obligación y es una demanda social. ¡No más complicidad del MP!

Solicitamos a la institución del Procurador de Derechos Humanos y las organizaciones de Derechos Humanos indagar estos casos y explorar la hipótesis de una política criminal organizada y sistemática procedente del Estado, desde empresas y empresarios regionales y nacionales, así como de grupos de extrema derecha.

Proponemos a las organizaciones campesinas y a los movimientos sociales a cerrar filas frente a estas políticas represivas y avanzar juntos en las luchas compartidas. Sólo así se logrará enfrentar la oleada neoliberal, el saqueo y el terror que enfrentan los pueblos, la clase trabajadora y el conjunto de sectores populares.

No esperemos a que otros dirigentes, militantes y defensores de Derechos Humanos sean  asesinados por las balas asesinas del capitalismo y el Estado oligárquico y corrupto.

¡Exijamos justicia!
¡Forjemos Unidad!

Partido Guatemalteco del Trabajo
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo

Guatemala 16 de mayo de 2018

martes, 15 de mayo de 2018

El imperialismo y las oligarquías contra Venezuela


Víctor Gutiérrez

El 20 de mayo próximo, el pueblo venezolano ha sido llamado a votar para elegir presidente de la República para un nuevo período de cinco años. Sin duda, esta es otra batalla que librará ese pueblo hermano contra la oligarquía local y contra el imperialismo.

En su afán por derrotar el proceso revolucionario del bolivarianismo, Estados Unidos ha impulsado una campaña de guerra económica y política para evitar las elecciones. De hecho, su objetivo fundamental ha sido derrocar al actual gobierno encabezado por Nicolás Maduro, desde el momento de su elección en 2013.

En esa dirección, Estados Unidos ha bloqueado cuentas millonarias que han impedido al Estado venezolano adquirir alimentos, medicamentos y otros productos que. Así mismo, con la complicidad de la oligarquía venezolana, el imperio sigue impulsando mecanismos de manejo fraudulento del precio del dólar, con lo cual ha provocado una inflación galopante que afecta a todos los sectores, pero en especial a las capas medias y a la clase trabajadora. Con los gobiernos de corte servil de las derechas en América Latina, la complicidad de la Organización de Estados Americanos y su fantoche secretario general Luis Almagro, el imperio yanqui y la oligarquía apátrida de Venezuela han impulsado acciones que intentan hacer fracasar el proyecto de la integración latinoamericana. En ese sentido, varios de los gobiernos han decretado su salida del Mercado Común del Sur (Mercosur). Así mismo, han tratado de vetar la participación de Venezuela en las cumbres multilaterales y que anuncian que no reconocerán los resultados de las elecciones. También, han pretendido legitimar un “canal humanitario” que abra la puerta a la intervención militar estadounidense, hecho en el cual participarían los gobiernos criminales y corruptos de Colombia, Panamá, Perú y Argentina, principalmente.

No obstante los daños que ocasionado, el gobierno bolivariano ha logrado implementar acciones contestatarias que disminuyen en parte los impactos de la guerra económica e injerencista de Estados Unidos y su presidente desquiciado Donald Trump. Por un lado, ha garantizado la provisión de alimentos y medicinas a buena parte de la población venezolana. Por otro lado, ha iniciado la gestión de la cripto moneda, el Petro, con la cual está generando la posibilidad de evitar al sistema financiero mundial, a través del cual Estados Unidos y la Unión Europea tratan de asfixiar la economía venezolana. A través de la fiscalía nacional ha emprendido una estrategia efectiva de combate a la corrupción y la guerra económica. Con su estrategia de diálogo y negociación, el gobierno de Maduro logró viabilizar una elección en la cual participan cuatro candidatos opositores, lo cual ha dividido a la oposición y ha logrado marginar a la derecha extrema, principal cabeza de playa del imperialismo yanqui.

En este marco, el apoyo hacia el actual presidente y candidato en las elecciones de mayo continúa manifestándose en masivas movilizaciones y en una intención del voto que ronda el 50%. Así las cosas, de no suceder algo extraordinario que cambie el panorama, el 20 de mayo estaremos presenciando un evento electoral masivo y democrático, con un triunfo de las fuerzas revolucionarias que han propuesto para su reelección al actual presidente Nicolás Maduro.

Las comunistas y los comunistas, aun cuando estemos expectantes ante la profundización del proceso de cambio en la República Bolivariana de Venezuela y tenemos una mirada crítica al respecto –tal como la tiene el Partido Comunista de Venezuela–, tenemos claro que la elección en ese país constituye una batalla de gran importancia en el actual momento político de la región. Por un lado se encuentran las aspiraciones del pueblo venezolano y los pueblos latinoamericanos por avanzar en sus búsquedas revolucionarias. Por otro, los intereses de las oligarquías y el imperialismo que de salir triunfantes impulsarán una política fascista de enormes consecuencias para la lucha popular.

Es por ello que, como comunistas, no debemos escatimar esfuerzos para solidarizarnos con el Partido Comunista de Venezuela y con la Revolución Bolivariana. El apoyo al proceso eleccionario y el resultado que se obtenga el día 20 de mayo debe ser algo que debemos planificar e impulsar desde ya. Debemos combatir la campaña ideológica, política y económica imperialista, encabezada por los bloques imperiales de Europa y Norte América, con la complicidad lacaya de las fuerzas de derecha y las oligarquías del continente. En ese sentido, en un contexto como el guatemalteco, debemos librar en especial la lucha ideológica y confrontar la campaña mediática de los medios locales y transnacionales de difusión masiva de las visiones e intereses imperialistas y oligárquicos.

¡Fuera el imperialismo de América Latina!
¡Vivan las luchas revolucionarias de nuestros Pueblos!

Camino Socialista
Guatemala abril 2018 Época I Número 34 año 5

lunes, 30 de abril de 2018

POR UN PRIMERO DE MAYO COMBATIVO


En este sistema capitalista las clases trabajadoras son explotadas con más ferocidad: sin empleo, marginadas en la informalidad, con salarios muy bajos, con jornadas de trabajo prolongadas más allá de ocho horas, sin seguridad social, en condiciones riesgosas de trabajo, sometidas a la represión, obligadas a migrar al extranjero y constantemente violentada en sus derechos. Oprimidas por el sistema de dominación burgués, que además criminaliza y reprime sus demandas.

Lo anterior ocurre en medio de una crisis del régimen de dominación que devela su esencia corrupta y mafiosa. La burguesía guatemalteca y el capital transnacional están involucrados en prácticas de corrupción e integran redes. Para pasar “el mal rato” el gobierno encabeza una alianza con burgueses, alcaldes, diputados, militares y narco ganaderos corruptos y mafiosos que buscan por esta vía quedar impunes ante la persecución judicial que les acosa. En ese contexto, el gobierno ataca abiertamente a la CICIG y persigue expulsar del país a su representante principal.

En este contexto, este Primero de Mayo “Día Internacional del Trabajo”, las clases trabajadoras deben redoblar sus esfuerzos para exigir sus derechos y afianzar sus logros. Deben mantener una actitud crítica y claramente opuesta a la explotación capitalista, la dominación patriarcal, la opresión a los pueblos originarios y la injerencia imperialista en el país. Las clases trabajadoras deben promover y fortalecer su organización clasista y promover la unidad obrera, campesina, indígena y popular, como garantía de las luchas de hoy y del mañana contra el capitalismo y el imperialismo. Sólo luchando organizada y unitariamente se garantizarán los avances, triunfos y fortalecimiento de las clases trabajadoras, los pueblos, las mujeres y los/as estudiantes.

Este Primero de Mayo es un día de lucha, conmemoración y recordatorio de las trabajadoras y trabajadores que se sacrificaron por lograr mejores condiciones de vida y dignidad de las clases trabajadoras del mundo. Se recuerda especialmente a quienes lucharon y murieron en las gestas del primero de mayo y los días subsiguientes en 1886.


¡Viva las clases trabajadoras!
¡Viva el primero de mayo!
¡Viva el Socialismo, proyecto político de la clase trabajadora!

Partido Guatemalteco del Trabajo
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo

miércoles, 18 de abril de 2018

Fallece nuestro Camarada, Humberto Carrillo Luna


El Partido Guatemalteco del Trabajo lamenta el fallecimiento del Camarada, Humberto Carrillo Luna, histórico militante de nuestra organización.

El Camarada Humberto mantuvo, hasta su último aliento, su compromiso y aporta imprescindible  al esfuerzo político por recuperar el Programa y la Estrategia revolucionarias.

Su cuerpo estará siendo velado en Funerales Reforma de la zona 9, a partir de las 15:00 horas del día de hoy 18 de abril.

El cortejo fúnebre saldrá mañana miércoles, a las 10:00 horas, hacia el Cementerio General.

Para quienes militamos en el PGT fue un honor compartir este esfuerzo y lucha con un revolucionario integro.

Hasta la Victoria Siempre, Camarada Humberto Carrillo.

Partido Guatemalteco del Trabajo
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo

miércoles, 14 de marzo de 2018

Intento de suplantar la voz y posición del PGT


Como PGT denunciamos la página descrita como:  https://www.facebook.com/PGTGuatemaIa/
Dicha página está suplantando la verdadera versión y posición política de los comunistas organizados en el PGT. Esta página seguro es de la inteligencia militar ligada al Pacto de Corruptos, quienes actualmente controlan la inteligencia del Estado de Guatemala.

Desde dicha página ha sido divulgado un supuesto pronunciamiento de nuestro partido, apoyando al Procurador de Derechos Humanos, ante el ataque del cual está siendo objeto desde el Pacto de Corruptos, el cual desde el Congreso principalmente está pretendiendo su destitución. Para el efecto está impulsando una campaña en su contra.

Al respecto confirmamos nuestra posición contra el Pacto de Corruptos y entendemos que los ataques contra el actual Procurador de Derechos Humanos y la tentativa por su destitución vienen desde ese Pacto, lo cual evidentemente no compartimos. Tampoco hemos realizado ningún comunicado o pronunciamiento que llame a defenderlo. Al respecto nos pronunciaremos pronto.

Mientras, desmentimos cualquier pronunciamiento al respecto del Partido Guatemalteco del Trabajo, el partido de los comunistas de Guatemala. Denunciamos la página del "Partido Comunista de Guatemala" como falsa, un intento por suplantarnos. Alertamos a todos aquellos que las siguen, para que no tomen como certera ninguna de sus comunicaciones por falsa y suplantadora.

La única página oficial del Partido Guatemalteco del Trabajo es: http://partidocomunistadeguatemala.blogspot.com/  Así mismo, el único medio de divulgación por facebook oficial es la siguiente: https://www.facebook.com/profile.php?id=100012854919914

Reiteramos que la siguiente página es falsa y un intento por suplantarnos: https://www.facebook.com/PGTGuatemaIa/

Con nuestro saludo fraternal.

Partido Guatemalteco del Trabajo.


martes, 23 de enero de 2018

¡HONDURAS ES GUATEMALA: SOLIDARIDAD CENTROAMERICANISTA PARA VENCER EL FRAUDE, LA IMPOSICIÓN Y A LOS DICTADORES EN TODA LA REGIÓN!

Desde finales de 2017 los valientes hijos e hijas del pueblo hondureño han sostenido una lucha a todos los niveles contra el fraude del ahora dictador Juan Orlando Hernández (JOH). Ello les ha costado miles de perseguidos, desaparecidos, detenidos y presos en las cárceles, y no menos de 40 dignos compañeros, mujeres, hombres, ancianos y hasta niños caídos en la lucha contra el régimen narco-militar en Honduras, acribillados en las calles por la policía y el ejército mercenario, al ejercer los derechos inalienables de la manifestación, la protesta y la desobediencia a un gobierno corrupto, ilegal e ilegítimo. 

El mundo ve expectante la consolidación de las pesadillas que creían enterradas desde el siglo pasado: las dictaduras aplaudidas por el orden, la obediencia y los intereses imperialistas de los Estados Unidos, seguido por el silencio cómplice de los gobiernos aglutinados en la Unión Europea (UE) y el cascarón vacío que fue, es y será la Organización de Estados Americanos (OEA). Se redobla la hipocresía continental, con dos o tres niveles de libertad y derechos humanos, con ciudadanos latinoamericanos que gozan unos de derechos, mientras que las grandes mayorías estamos condenados a vivir bajo la opresión, la persecución y el miedo, únicas formas para sostener un gobierno narco-militar, proimperialista y antipopular, como el del dictador JOH.

Las organizaciones y personas aquí firmantes saludamos y nos solidarizamos con la movilización popular que le siguió al fraude electoral del 26 de noviembre del 2017, así como con la valentía, el coraje y la decisión de los hondureños de no seguir soportando un periodo más de gobierno de este narco-dictador al servicio de los Estados Unidos. Hemos creído siempre que el pueblo cuenta solo con sus propias fuerzas, que como dijo aquel infalible revolucionario latinoamericano, Ernesto “Che” Guevara: SON LOS PUEBLOS, LOS QUE SE LIBERAN A SÍ MISMOS”.

Pero los compañeros, luchadores y luchadoras en el campo y la ciudad de Honduras ¡NO ESTAN SOLOS! al dar ellos el primer paso; al demostrarnos cada día más que es la fuerza de la calle, la organización y construcción de poder popular -y no el legalismo promovido por los mismos sicarios de la democracia- la que hará al pueblo recuperar la pérdida de soberanía sobre su país y sobre sus destinos y sacará de una vez por todas a los Estados Unidos y a sus sirvientes como JOH de Centroamérica. Al recordarnos cómo en el pasado huyó el dictador Jorge Ubico de Guatemala, Somoza de Nicaragua, Martínez de El Salvador; cómo en el pasado se sacó de Nicaragua, con la unidad de los pueblos de Centroamérica, a los filibusteros financiados y sostenidos por los Estados Unidos.

Solo la solidaridad de todas las organizaciones democráticas de la región, de pie junto al heroico pueblo hondureño, detendrá la consolidación del régimen dictatorial y la ofensiva hipócrita de los Estados Unidos para entregar a nuestros países a la extrema derecha, que en Guatemala se manifiesta con una lucha “anti corrupción” contra ciertos sectores del ejército y de los nuevos ricos que ellos mismos alimentaron durante la guerra, mientras en Honduras apoyan y aplauden al hombre más corrupto de la historia de ese país, vinculado al narcotráfico, al desfalco de instituciones públicas, al fraude electoral y al asesinato sistemático de los hondureños. Por eso los abajo firmantes estamos con ustedes y saludamos el Paro Nacional que del 20 al 27 denunciará y repudiará al dictador y su gobierno ilegítimo.

Exigimos la renuncia del dictador o tendrá que terminar como sus predecesores, huyendo de la justicia del pueblo o muerto por ésta. Llamamos a todas las organizaciones democráticas de Centroamérica a movilizarse en solidaridad con la lucha del pueblo de Honduras hasta construir en los hechos una coordinadora democrática a nivel centroamericano para frenar los cada vez más reaccionarios y violentos planes de intervención dirigidos por el gobierno de los Estados Unidos, a presionar a los respectivos gobiernos para no reconocer al nuevo gobierno del dictador JOH en Honduras.


¡ORGANIZACIÓN Y DESOBEDIENCIA CIVIL REGIONAL!
Guatemala, 20 de enero 2018

ORGANIZACIONES
Centro de Investigación, Estudio y Promoción de los Derechos Humanos en Guatemala (CIEPRODH)
Clavel Rojo
Claveles Rojos en México
Colectivo Popular Otto René Castillo
Colectivo Rosa Luxemburgo (KK-RL/PGT)
Coordinación de Ong y Cooperativas (Congcoop)
Coordinadora de Solidaridad Guatemala-Honduras
Frente Estudiantil Revolucionario Robín García (FERG)
Frente Popular
Fundación Guillermo Toriello
Juventud Comunista de la Costa Sur
Juventud Socialista del Suroccidente
Movimiento de Radios Comunitarias de Guatemala
Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT)
Partido Socialista Centroamericano (PSOCA)
Plantones por la Dignidad
Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, Capítulo Guatemala
Red de Rebeldía Ciudadana
Sindicato de Trabajadores de las Artes Plásticas (STAP)
Unión Sindical de Trabajadores de Guatemala (Unsitragua Histórica)

PERSONAS
Andrés Cabanas, periodista
Carlos Figueroa Ibarra
Ester Caballero
Factor Méndez Doninelli, Columnista, Defensor de los Derechos Humanos
Gustavo Maldonado, Abogado
Jennifer Casolo, Académica en Guatemala
Kajkoj Maximo Ba Tiul, Antropólogo, docente universitario
Karla Maldonado, Activista de Derechos Humanos
Manolo García
Marcelo Colussi, Psicólogo
Marylena Bustamante, Activista de Derechos Humanos
Mauricio Chaulón, Historiador
Nanci Paola Chiriz Sinto
Otoniel García, Auditor y Consultor
Pedro Marchetti, Académico en Guatemal
Raúl Aníbal Marroquín Casasola, Coordinador del Observatorio Ciudadano para La Paz “La Pupila del Cielo”, Alta Verapaz/Guatemala
Raúl Molina Mejía, profesor de la Universidad Alberto Hurtado de Chile, Secretario de Asuntos Políticos / Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala (RPDG)
Sandra Blanco, estudiante de Antropología, Universidad de San Carlos (USAC)
Simona V. Yagenova, Investigadora y Profesora (FLACSO Guatemala)

viernes, 1 de diciembre de 2017

CONDENAMOS EL FRAUDE ELECTORAL EN HONDURAS

La hermana república de Honduras ha sido históricamente un enclave estadounidense para controlar la región centroamericana y El Caribe. Allí se encuentran varias bases militares del imperio, entre ellas la de Palmerola, la más grande y sofisticada de la región, y están proyectadas otras que persiguen el control de recursos naturales estratégicos, ser punta de playa para controlar Latinoamérica y eventualmente agredir militarmente a países como Venezuela y Nicaragua.

Honduras es una colonia de Estados Unidos. Su importancia radica en los intereses económicos que tienen empresas estadounidenses y por la posición estratégica como “portaviones” y como parte del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte,  que integran la estrategia imperial para consolidar a nuestros países como protectorados bajo su dominio.

En las elecciones presidenciales del domingo 26 de noviembre, el candidato opositor Salvador Nasralla, postulado por la Alianza de Oposición contra la Dictadura, ganó al candidato ilegal y oficialista Juan Orlando Hernández. Este resultado ocurre a pasar que el sistema político electoral y las elecciones en ese país, como en Guatemala, son una maniobra de la oligarquía para garantizar su continuidad en el control del Estado, aparentando el juego democrático.

Los primeros resultados del domingo daban como vencedor a Salvador Nasralla, con la suficiente ventaja y tendencia para que no ocurrieran cambios sustanciales. Sin embargo, inmediatamente la oligarquía y la embajada gringa pusieron en marcha un descarado plan de fraude. Sospechosamente, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) detiene el recuento para dar tiempo a la concreción material del fraude con la sustitución de votos y actas. Solo después el TSE empieza a dar nuevos resultados en los cuales simula un aventajamiento del actual presidente para intentar declararlo ganador.

Este fraude pisotea la dignidad del pueblo hondureño y provocó que este saliera a protestar masivamente en las calles de todo el país. La respuesta del gobierno de Juan Orlando Hernández, con el aval de la Embajada yanqui, fue sacar al ejército y la policía para reprimir al pueblo, provocando heridas y muertes contra ciudadanos indignados. La represión es el intento fallido por disolver la rebelión popular en marcha.

Los comunistas de Guatemala condenamos enérgicamente estas maniobras fraudulentas y denunciamos con nuestra mayor indignación la represión a la que se está siendo sometido el pueblo hondureño.

Condenamos a la oligarquía hondureña, la casta militar y al imperio estadounidense que fraguaron este fraude. Así mismo la acción cómplice de la OEA y la Unión Europea, y de los distintos países que como Guatemala, en lugar de condenar el fraude y la represión, están avalando la maniobra para eternizar al actual presidente en el poder del Estado y siendo cómplices de un hecho que reedita el golpe de Estado del 2009 contra el entonces presidente constitucional Manuel Zelaya.

Nos solidarizamos con el Pueblo Hondureño y condenamos el fraude electoral para consolidar la dictadura.

¡Por una Centroamérica libre de la injerencia yanqui!
¡Contra el fraude y la dictadura en Honduras!

Partido Guatemalteco del Trabajo
¡Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo!

viernes, 24 de noviembre de 2017

DESALOJOS: RECURSO OLIGÁRQUICO PARA EL DESPOJO

Los desalojos han sido el mecanismo represivo y violento contra los pueblos, las familias y las comunidades campesinas, indígenas y mestizas, que el poder finquero-oligárquico ha implementado históricamente a través de figuras políticas (como los jefes, comisionados y   gobernadores), organizaciones paramilitares (ejércitos y aparatos clandestinos, guardias o policías privadas) y organismos de represión del Estado, como el ejército y la Policía Nacional Civil. En la mayoría de los casos, los desalojos son despojos de tierras a los pueblos y a las comunidades, en contra de sus derechos ancestrales y jurídicos sobre el territorio, los derechos laborales y los derechos humanos. Así mismo, son una de las principales formas de negar la autonomía de los pueblos y de garantizarles los medios de producción esenciales para la vida.

Este mecanismo represivo ha sido implementado con la complicidad de sucesivos gobiernos y administraciones judiciales, continuado por el actual  gobierno derechista de Jimmy Morales, al servicio del poder oligárquico y de las empresas transnacionales.

Según información de Voces de Iximulew, en lo que va del año suman 12 desalojos. En total han afectado a 1,016 campesinos y campesinas, de 12 comunidades de Senahú, Tactic y Santa Cruz Verapaz (Alta Verapaz), Livingston (Izabal), San Andrés Petén y San Luis Petén (El Petén), Puerto San José (Escuintla) y Barberena (Santa Rosa). Para la realización de los desalojos, el gobierno ha utilizado un gran despliegue militar y policial, además de permitir la intervención de las guardias paramilitares al servicio de los finqueros. Así se evidencia en San Miguel Palotada (San Luis Petén) donde se desplegó un contingente de 700 policías y 300 soldados para desalojar a 8 personas; en Cha’bil’Cho’ch (Livingston) donde fueron desalojadas 75 personas por un contingente policial de 500 efectivos; y en el desalojo en las Maravillas, finca Corral Blanco (San José, Escuintla) donde participaron 300 miembros de la PNC y guardias privados para desalojar a 30 personas.

El más reciente desalojo es muestra de la política de impunidad con que actúan los órganos paramilitares para ejercer acciones violentas contra población indefensa. El 3 de noviembre 18 familias q’eqchi’ de la comunidad Semuy (Cahabón) fueron desalojadas violentamente por fuerzas represivas del Estado. Posteriormente, el 20 de noviembre, sufrieron un ataque armado por guardias de seguridad al servicio de la empresa Trece Aguas, con el saldo del asesinato del campesino Emilio Toc Pop y heridas a  Ricardo Maquín.

A estos hechos de desalojos se suman las difamaciones, amenazas, atentados, represión policial y detenciones contra  miembros de organizaciones como CODECA, CUC, CCDA, CPO y contra resistencias hacia proyectos extractivos, como ha sucedido en San Juan Ixcoy (Huehuetenango), San Rafael Las Flores (Santa Rosa), La Puya (Guatemala), entre otras muchas que se enfrentan a los agronegocios y demás proyectos hidroeléctricos y mineros.

Los desalojos son la expresión y uno de los objetivos de la criminalización y judicialización de las comunidades campesinas y sus dirigentes, quienes en lugar de encontrar respuesta a sus reclamos, demandas y necesidades legítimas, se encuentran con las balas y la represión que impulsa la oligarquía y el agronegocio en el campo, con la agilidad y acción oficiosa, represiva y violenta de los organismos del Estado. Esto significa que la población campesina (indígena y mestiza) no es, ni por asomo, una prioridad de este gobierno ni de este Estado. Como el gobierno anterior, encabezado por el ex general Otto Pérez Molina, la prioridad de este gobierno sigue siendo la defensa de los intereses de la burguesía, de las empresas transnacionales y de las élites corruptas y criminales que lo controlan.

El recrudecimiento de los desalojos en las últimas semanas se explica en el cierre de filas de quienes integran el Pacto de Impunidad (oligarquía, partidos y políticos rentistas, grupos criminales, jueces corruptos y gobierno de Jimmy Morales, con el aval momentáneo de la embajada de EEUU). Dicho pacto, además de defender a su gobierno incapaz y corrupto, persiguen la defensa del actual modelo de explotación y despojo. 

Resulta evidente que los desalojos tienen el propósito de garantizar la expansión del modelo de acumulación capitalista, en específico: la ejecución, intensificación y ampliación de megaproyectos (minería, hidroeléctricas, carreteras, helipuertos, etc.), los agronegocios y la ganadería. Asimismo, son un medio para apropiarse de espacios territoriales pertenecientes a las comunidades y pueblos, y poder expandir las actividades de contrabando de armas, maderas preciosas, tráfico de personas y órganos, estupefacientes, etc., con gran rédito para el capital. Esto explica el uso de grandes contingentes de fuerzas represivas en una la disputa territorial en la que las comunidades quedan indefensas frente a los grandes poderes económicos armados, en contubernio con la institucionalidad estatal, quienes ejercen una violencia desmedida contra los legítimos sujetos y dueños de la tierra y el territorio.

En este marco, el Partido Guatemalteco del Trabajo manifiesta su solidaridad a las personas, familias y comunidades criminalizadas y desalojadas. Hace un llamado a no dejarnos intimidar ni claudicar en las legítimas luchas de resistencia contra el despojo y expolio, a unir filas entre las comunidades en resistencia, organizaciones sociales y populares en la lucha por la defensa de los derechos legítimos sobre la tierra y el territorio, y a seguir trabajando por la construcción de un Estado socialista, popular y plurinacional, al servicio de los pueblos y la población de Guatemala, y no del capital 


Guatemala, 24 de noviembre de 2017.

martes, 7 de noviembre de 2017

CIEN AÑOS DE REVOLUCIÓN, UNA NUEVA ÉPOCA HISTÓRICA

Con el festejo del centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre de 1917 acaecida en Rusia, los comunistas y revolucionarios del mundo conmemoramos un siglo de avances sociales, victorias y sacrificios; pero también de derrotas temporales y enormes desafíos en la lucha por erradicar la injusticia y la desigualdad de la faz de la Tierra. Pese a la restauración del capitalismo en países ex socialistas, el incremento de la explotación y nuevas formas de saqueo y colonialismo en el mundo, vivimos la nueva época histórica inaugurada por la Revolución Bolchevique: la época  del tránsito del capitalismo al socialismo.   

La Revolución Bolchevique requirió un particular esfuerzo teórico de los revolucionarios aglutinados en su Partido y la voluntad de cambio de las clases trabajadoras de todos los pueblos de la vieja Rusia zarista. La Revolución se produjo en un contexto cargado de violencia, descomposición social, parasitismo capitalista, lucha de clases, guerras imperialistas contra los pueblos y la destrucción de la naturaleza. 

En su práctica revolucionaria, los bolcheviques resolvieron problemas teóricos fundamentales para comprender el momento histórico concreto y hacer triunfante esa Revolución. A partir de la teoría y su experiencia histórica, los comunistas hemos adquirido la capacidad para enfrentar la destrucción capitalista de las formas de vida de los pueblos, de las clases trabajadoras y de la naturaleza.  

Las enseñanzas de este proceso revolucionario tienen plena vigencia para sepultar todo sistema de opresión, explotación y discriminación. Solo la unidad, organización  y combatividad inquebrantable de las clases trabajadoras, alrededor de una teoría revolucionaria como el marxismo, son garantía para la toma del poder y la construcción de una sociedad nueva, como la que forjaron los primeros decretos del gobierno revolucionario de los soviets de obreros, campesinos y soldados en Rusia.  La liberación del trabajo asalariado  y de la tierra de la explotación capitalista, la autodeterminación de los pueblos, el freno a  las guerras imperialista para la construcción de la paz y los avances para la emancipación de la mujer, son los principales logros que validan la vigencia de la gesta revolucionaria conducida por el Partido Bolchevique.

Para los comunistas guatemaltecos tales enseñanzas inspiran y fortalecen la búsqueda de un camino para construir una sociedad socialista; para desarrollar  nuestra estrategia de lucha contra la explotación capitalista del trabajo y la naturaleza, contra todas las formas de opresión patriarcal y racista, y la agresión y  violencia imperialista. 

Las condiciones históricas en las que vivimos requieren un esfuerzo de interpretación de la realidad concreta. Los reveses y los errores cometidos en la construcción del socialismo en distintos países no invalidan la necesidad  de la revolución socialista. Nuestra inquebrantable voluntad revolucionaria se expresa en una visión realista y optimista de la historia y en la disposición de forjar la única alternativa a la muerte y la destrucción que significa el capitalismo para la naturaleza, la humanidad y todas sus realizaciones:  el socialismo y el comunismo.  

¡Viva la Revolución Bolchevique!
¡Vivan todos los revolucionarios del mundo!
¡Proletarios de todos los países, uníos!


Por Guatemala, la revolución y el socialismo

sábado, 30 de septiembre de 2017

A INTENSIFICAR LA ORGANIZACIÓN Y LA LUCHA POR UNA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA A LA CRISIS

Pronunciamiento del PGT en su 68 aniversario de fundación

Este 28 de septiembre los comunistas celebramos el 68 aniversario de nuestro partido: el Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT). Nuestra lucha se remonta al surgimiento de la primera organización comunista en 1922. Estos 95 años de lucha histórica por construir una alternativa socialista ha sido un camino en el que miles de nuestros militantes han ofrendado su vida por un futuro promisorio para las clases explotadas, las mujeres y los pueblos.

El PGT da continuidad al objetivo de construir el socialismo a través de cinco estrategias fundamentales de lucha: 1) contra la explotación capitalista de las clases trabajadoras; 2) contra la explotación capitalista de la naturaleza; 3) contra la opresión patriarcal; 4) contra la opresión racista a los pueblos originarios; 5) contra el imperialismo y todas sus formas de intervención e injerencia. Desde ahí avanzamos en nuestra formación marxista, organización revolucionaria, propaganda, agitación y lucha cotidiana.

Lo anterior nos plantea que, frente a la crisis política que vive el país, los comunistas estamos llamados a enfrentar el pacto de impunidad entre la burguesía, la cúpula militar, el sistema político, las estructuras de crimen y el imperialismo. Nuestra propuesta se orienta a incrementar los esfuerzos de organización y articulación entre todas las fuerzas populares  opuestas a esta maniobra que pretende reducir la lucha al fenómeno de la corrupción. Se trata de cuestionar la esencia del sistema capitalista y su Estado, a los que la corrupción es estructural y consustancial.

En consecuencia, la única alternativa es forjar una salida verdaderamente popular y democrática, que impida al pacto de impunidad, como en el 2015, logre una solución de continuidad a la crisis del sistema. Nuestra propuesta alternativa implica:

1   *El enjuiciamiento y condena al Presidente y Vicepresidente de la República por sus evidentes delitos.

*La disolución del Congreso de la República, para cortar de tajo las oscuras negociaciones que permiten el enriquecimiento ilícito, los grandes negocios a la burguesía y la impunidad, mediante la legislación lesiva a los intereses comunes.

*La auto constitución de los poderes originarios, sociales y populares a partir de un proceso asambleario desde la base, que conforme una asamblea constituyente de poder originario que: a) asuma tareas legislativas y derogue toda legislación lesiva a los intereses de las clases trabajadoras, las comunidades, pueblos originarios y mestizos y sectores oprimidos y marginados, b) designe un gobierno democrático provisional, y c) redacte una nueva Constitución Política.

   *Este proceso constituyente debe sentar las bases de una nueva república plurinacional, popular, socialista e independiente, que garantice la superación de la explotación capitalista del ser humano y la naturaleza, del racismo y el patriarcado.

Partido Guatemalteco del Trabajo

Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo


Guatemala 28 de septiembre de 2017.